Translator

05 noviembre 2011

Caldo de papas

 




Si tengo que esperar a que venga el frío al final se va a pasar también este mes y sigo si preparar un caldo de papas o caldo cilantro. Así que con 25 ºC y 50 metros de la playa hoy me comeré mi caldo.

Esta receta también la he probado con los ingredientes en crudo directamente en el agua, pero me gusta más con la verdura rehogada primero.






En un caldero se sofrie un poco la cebolla, un puerro, dos tomates sin semillas todo picado fino  y un pimiento en trozos grandes. Al rato se le añaden las papas cortadas en trozos  como de un bocado, hay quien prefiere cascarlas.  Dejamos sofreir un poco más y añadimos el agua, que cubra las papas. Añadimos un poco de perejil picado, una cucharada de pimentón dulce, unas hebras de azafrán y los ajos machacados en el mortero con un poco de sal gorda. Por último ponemos un manojo de cilantro, que amarramos primero. Cuando le falta un poco para que las papas estén tiernas ponemos un puñito de arroz, aunque esto no se hace en todas las casas. Para rematar el plato cascamos un huevo y lo removemos en el caldo, y añadimos un huevo por persona para que se escalfe. Me encanta.








01 octubre 2011

Chuchangas

Recuperé una grabación del verano, mi guiso de chuchangas, en una copia que quedó en el portátil.Tengo que reconocer que yo no me las como, creo que la única comida de las que preparo que hago al tiento sin probar, pero en el plato no dejan ni una mis comensales.

Comenzamos poniendo agua con sal a fuego, y cuando hierva añadimos de golpe los caracoles, hay quien añade un chorrito de vinagre al agua.
Por otro lado preparamos la salsa con un refrito en un poco de aceite con ajo, cebolla, pimiento , beicon y tomate, todo picado.
Le añadimos la sal y un poco de harina. Removemos y añadimos un vaso de vino blanco y las especies, comino, pimienta negra, pimentón dulce o picante, laurel y un par de guindillas.
Cuando la salsa esté lista le añadimos las chuchangas ya guisadas y escurridas, y removemos con cuidado de no romperlas. Solo falta un palillo y a chupar.


Con esta receta me animo a participar en la convocatoria sobre comida silvestre de La flor del calabacín.





21 septiembre 2011

Catastrofe informatica

Repetimos continuamente nuestras recetas, las cambiamos, la intentamos mejorar o a veces empeorar. Si nos despistamos al teléfono o al ordenador algún caldero quemamos. Pero yo llevo una semana intentando recuperar mi disco duro, lo llevé a la tienda de informática, lo metí en arroz ( me dijeron que una vez un móvil que se mojó en la piscina así lo recuperaron). Pero nada, las recetas grabadas en las últimas semana desaparecidas. Se pueden repertir, claro. Pero mi recolección de chuchangas en el barranco de la Peña en Fuerteventura va a ser imposible de momento. El mero de tres kilos y medio que pescamos de caña desde la costa asado en el horno de pan de mi abuela en La Vega de Rio Palmas, tampoco será repetible. Así que queda perdido mucho material de grabación, pero por lo menos me queda el recuerdo en el paladar.

14 agosto 2011

Ropa vieja




Cuando en casa pongo la olla de los garbanzos para un puchero o una sopa todos pensamos más en lo que vamos a comer mañana que en lo de hoy. Y es que la ropa vieja nos encanta. Aunque tradicionalmente se hacía con las sobras del día antes, y así es como lo suelo hacer, en la grabación describo como prepararla ya como plato.

Ponemos en remojo los garbanzos desde la noche anterior en agua tibia. Yo le añado un poco de sal.

En una olla a presión colocamos agua, y cuando esté tibia agregamos los garbanzos ya hidratados. Encima ponemos una cebolla, un par de zanahorias y las carnes, en este caso usé dos cuartos traseros de pollo y un trozo de carne de puchero de 750 gramos. Se le puede añadir también  un tomate, un par de ajos, una hojita de laurel y pimiento para darle más sabor. Esperamos a que hierva para espumar y cocemos a fuego medio durante 40 minutos en mi caso, pero este tiempo hay que calcularlo según el tipo de olla y la marca o tipo de garbanzos que usemos.  

En una sartén preparamos el refrito en un chorro de aceite de oliva con cebolla picada, pimiento verde y pimiento rojo.    Le ponemos un majado de ajos con sal gorda. Cuando estén pochadas añadimos el tomate pelado y sin semillas ,sal y pimienta. 

Desmenuzamos la carne que quede como deshilachada, quitamos los huesos al pollo y lo troceamos. Luego hay que saltearlas en aceite de oliva y también los garbanzos procurando que nos se nos rompan o se muelan demasiado. También me gusta ponerle un trozo de chorizo picado o panceta.

De nuevo en un caldero colocamos el refrito, pimentón dulce, comino o tomillo, una hoja de laurel, un vaso de vino blanco, caldo de cocer los garbanzos, las carnes y por último los garbanzos y calentar todo para que se mezclen los sabores. Al final añadimos las papas fritas de cuadrados y perejil picado.
  


14 julio 2011

Almendras garrapiñadas



Todavía hay que esperar al fin del verano para la recogida de las almendras pero aquí añado una foto de una caminata por Tejeda que hicimos en enero y pudimos disfrutar de la espectacular floración de este año. La revista Rincones del Atlántico incluyó un artículo sobre la almendra en Gran Canaria, ingrediente base de muchos dulces tradicionales como las garrapiñadas o el bienmesabe.




A esta golosina no le falta energía: almendras y azúcar. En casa no comemos garrapiñadas habitualmente, pero para las excursiones no va muy bien llenarnos los bolsillos e ir picando de vez en cuando, así se llega a la cumbre el primero seguro.



En una sartén colocamos una medida de agua por una de azúcar. Dejamos que se disuelva y añadimos las almendras crudas con piel. A partir de aquí la maña está solo en remover continuamente y llegar al punto del azúcar en el que se nos pegue a las almendras sin que se llegue a quemar demasiado el caramelo. Tienen que quedar sueltas cuando las coloquemos en la superficie para dejarlas enfriar.


              

05 julio 2011

Arroz amarillo

Empieza el verano y la casa de los abuelos comienza a llenarse de nietos y nietas invadiendo la despensa. Así que ha habido que improvisar un arroz con lo que había por casa para los chiquillos.



Así que hoy mi madre Paquí es la autora del plato. En la paellera colocamos un chorro aceite de oliva y el pollo troceado para dorarlo. Salamos y retiramos los trozos a los lados de la paellera y añadimos cebolla picada fina y sofreimos. Introducimos el pimiento, que en este caso dejamos en tiras en vez de picado, el ajo y por último tomate natural triturado. Por último añadimos unos langostinos pequeños que rondaban por el congelador. Cuando el refrito esta listo añadimos el caldo. La proporción de líquido es de 3 partes por una de arroz. En este caso, como no había suficiente caldo , completamos la medida con agua. Probamos de sal, y ponemos pimientón dulce, colorante alimentario y azafrán. Cuando el caldo vuelve a hervir añadimos el arroz. Veinte minutos vigilando el fuego y listo.

10 junio 2011

Carajacas



En un picoteo canario no pueden faltar las carajacas. Generalmente con hígado de vaca o ternera, pero también quedan bien con el de cerdo. Hay quien lo corta en filetes, una vez limpios de la membrana, pero yo compró un filete grueso para poder cortarlo en tacos. En un recipiente pongo el hígado troceado y le añado seis ajos majados en mortero con la sal. También le pongo una hoja de laurel, pimienta negra, un poco o toda  guindilla, según para quien cocine, un vasito de vino blanco, un chorro de vinagre y otro de aceite de oliva, orégano, tomillo fresco, una cucharada de pimentón.
Después de mezclar todos los ingredientes hay que dejarlo macerar unas horas en la nevera.
No queda más que freirlas en poco aceite vuelta y vuelta para que queden tiernas y servir al momento.
En otras recetas se introduce el hígado ya frito un par de minutos en el mojo de macerar hirviendo.


 






    





24 mayo 2011

Salpicón de cherne



Para el salpicón se puede usar gran variedad de pescados, dependiendo de la textura de su carne adecuaremos la técnica para cocinarlos. En este caso, como utilizo cherne en salazón, una vez desalado se cuece durante unos minutos,a continuación se desmenuza con las manos para que queden lascas naturales de la consistencia del cherne. Se añaden para 600 gramos de pescado ya limpio, un pimiento rojo, uno verde, dos tomates sin semillas, cebolla,dos ajos, perejil y dos huevos duros, todo picado fino. Por último se aliña con aceite de oliva virgen extra y vinagre. Se prueba el punto de sal del pescado y se corrige al gusto.






16 mayo 2011

Bolitas de gofio




Con vistas al próximo 30 de mayo, día de Canarias, los niños de la casa están practicando como elaborar para su fiesta escolar unas bolitas de gofio que les encantan a todos y son muy sencillas de preparar.

En un bol ponemos seis cucharadas colmadas de gofio, en este caso de maíz de tueste ligero. Añadimos cinco cucharadas de almendra cruda en granillo y tres cucharadas de leche condensada. Amasamos hasta formar una bola compacta y si es necesario añadimos dos o tres cucharadas más de leche condensada.  Formamos las bolitas de unos dos centímetros de diámetro y presentamos en cápsulas de papel, o envueltas en servilleta de papel fino, las de las cafeterías, liando como un caramelo.
Es mejor realizarlas próximas a su consumo para que no se endurezcan demasiado.










08 mayo 2011

Lomo de cerdo con salsa de Clipper manzana


Esta receta me llegó en la puerta del colegio, en esos tiempos muertos de espera en los que comentamos miles de cosas como que preparar al mediodía. Hasta donde pude rastrear este plato viene de la suegra de la hermana de la madre de Carlota…Lo del Clipper ha sido un  modificación mía,pero le va muy bien.

La elaboración no puede ser más fácil , rápida y resultona. En la fuente del horno rociada con aceite de oliva ponemos el lomo de cerdo salpimentado. Añadimos un bote de cebolletas en vinagre y un paquete de ciruelas pasas sin hueso. Añadimos un litro de Clipper de manzana y ponemos al horno fuerte unos veinte minutos por cada lado, debe quedar dorado. En casa lo sirvo con puré de papa.



El Clipper es uno de los supervivientes de los refrescos canarios que se fabrican en las islas desde 1956. El que tiene más seguidores es el Clipper de fresa, sabor que no faltaba en nuestras celebraciones infantiles de cumpleaños.





24 abril 2011

Sancocho


Viernes Santo supone un motivo de reunión familiar para tomar sancocho de pescado, tradicionalmente por vigilia y ahora sigue siendo una costumbre gastronómica.
Hacer un sancocho es muy sencillo. Otro asunto es grabar un sancocho en viernes santo con toda tu familia alrededor, más de veinte, saliendo de la piscina para meter la cuchara. El abuelo que me dejara de películas, la abuela que liquidara para limpiar la cocina, uno que le grabara su receta, otro metiendo las manos en el gofio, otra que tenía hambre y a los niños... porque ya ni los oía. Además de que hicimos más calderos porque somos muchos. En fin, este fue el resultado, espero que no se note que me subía por las paredes y “ más nunca” grabo en una reunión familiar.
Lavamos y quitamos el exceso de sal de los trozos de cherne  y lo dejamos en remojo en un recipiente en la nevera durante 24 horas, cambiando el agua tres veces.
En el fondo de un caldero colocamos las papas peladas y cortadas en trozos grandes, la batata amarilla o batata blanca y cubrimos de agua. Ponemos a hervir y añadimos el pescado ya desalado. En la pescadería ya te lo trocean como para el sancocho, incluyendo también los espinazos. Cocer hasta que las papas estén tiernas. Hay quienes guisan el pescado por separado.
Para la pella de gofio hay muchas fórmulas. Una de ellas es escachar con un tenedor tres plátanos, añadimos dos o tres papas del sancocho, que le da el toque de sal, y ocho cucharadas de gofio. En este caso he utilizado un gofio de maíz de tueste fuerte. Amasamos con un chorro de agua y uno de aceite, y añadimos algo más de gofio hasta conseguir la textura de la pella. Como queda mejor es dentro de un zurrón, pero con las manos también queda bien. Cuando esté consistente le damos forma de rulo.
Servimos la ración de sancocho con papas, batata, pescado, un puño de gofio y un chorro de mojo rojo o verde.






22 abril 2011

Caldo de pescado con gofio escaldado

En las Islas Canarias la realización de un caldo de pescado difiere a la de un caldo o fumet tradicional empleado en otras cocinas. Se emplean varias especies, sama, mero  o cherne. En este caso tenemos una sama roquera ( pagrus auriga), parecida a la sama , pero con el cuerpo más corto ,cabeza más protuberante y una pequeña joroba entre los ojos. Tiene una fuerte mandíbula con labios gruesos. En los ejemplares más jóvenes o catalinetas, resaltan las bandas rojas transversales, siendo la central de mayor anchura, las cuales se van decolorando en los adultos. Fuera de Canarias la denominan urta, hurta, pargo sémola, Redbanded seabream , Rotbrasse, Sackbrasse, o Pagre rayé.

Ilustración por Otto E. Wieghardt



















Ponemos el pescado con sal gorda unas horas antes. También troceamos la cebolla roja en gajos anchos y la ponemos en remojo en un bol con agua y sal.
En un caldero plano pondremos dos o tres litros de agua, con 2 cebollas, un pimiento verde, dos tomates sin pepitas, 1 cucharadita de pimentón, sal, un manojo de cilantro amarrado, colorante alimentario natural, un chorro de aceite, y un majado con media cabeza de ajos,sal y una cucharita de comino molido.

Se deja hervir 20 minutos. Añadimos las cabezas del pescado y seguimos guisando a fuego suave. Retiramos la espuma que flota con el cucharón. A los 15 minutos añadimos las papas, de una clase que no se desagan al cocer, en trozos grandes o enteras. Cuando estén medio guisadas ponemos el pescado encima, en rodajas o entero, y acabamos de cocinar. Hay quien fríe el pescado antes de ponerlo en la cazuela. En el último momento le añadimos un rama de hierba huerto.
Lo habitual es servir por un lado el pescado en bandeja y por otro el caldo,previamente colado, con las papas. Pero cuando cocino solo para los de casa, pongo el pescado también dentro del caldo, así no se enfría mientras vamos tomando el caldo. Es indispensable acompañarlo con un escaldón de gofio. En este enlace a la revista Pellagofio puedes consultar varios artículos dedicados al alimento más representativo de las islas Canarias.


Para el gofio escaldado, colocaremos en una fuente el gofio de millo o de trigo y le añadiremos el caldo hirviendo ya colado, y trabajaremos rápidamente con cuchara de palo. Se sirve caliente. Es mejor amasar directamente toda la cantidad de gofio que vayamos a comer, y no me preguntes porque, pero la segunda amasada nunca sabe igual.







10 abril 2011

Mojo picón



Mojos habrá tantos como casas canarias, fuera y dentro de las islas, así que esta es la receta de mi familia, la de mi madre, la de mi abuela y del que quiera de ustedes.
Las pimientas quemonas o piconas, a pesar que estemos en la tierra de los mojos no son tan fáciles de conseguir en la ciudad,(en ocasiones no pican  y otras están endiabladas) .Yo me abastezco en el verano haciendo trueque con los vecinos de mi pueblo a cambio de una vieja o pejerrey recién pescado y ambos salimos ganando.

Para este mojo rojo primero pongo tres pimientas quemonas secas en remojo en agua hirviendo, que retiro del fuego, y las dejo al menos una hora para que se hidraten, haciéndoles un corte para que no floten. Les quito las semillas, y si son muy picantes, también le saco alguna de las venas blancas. Por otro lado escaldo tres tomates maduros medio minuto en agua hirviendo, le hago un corte en el ecuador para pelarlos más fácilmente. Cuando se enfrían les quito la piel, las semillas y los coloco en el vaso de la batidora junto con las pimientas troceadas, dos cucharaditas de comino molido, una cucharadita de sal gorda, dos o tres cucharaditas de pimentón dulce (o mezclardo con pimentón picante), dos o tres ajos, y un chorro de agua. Lo trituro con la batidora, aunque la tradición mande usar el mortero. Siempre quedan trozos menudos de pimienta sin moler, pero así queda mejor. Ya revolviendo a mano, para que el mojo siga rojo, y no se torne naranja , le añado el vinagre y el aceite según paladar. Y listo para mojar.



03 abril 2011

Papas arrugadas con pejines


En la agricultura canaria, las papas han ocupado un lugar importante en la economía doméstica, sobre todo en la zona de medianía fuera de los cultivos de exportación. Hoy en día, ajenos a las variedades comerciales, todavía se conservan en Canarias un gran número de variedades de papas descendientes más directas de las papas traídas de América. La revista Rincones del Atlántico  contiene un artículo sobre los cultivos tradicionales de papas en Canarias que os puede interesar. Esta publicación nos ofrece anualmente un volumen con temas sobre el patrimonio natural y cultural de las islas.
La Asociación de las Papas Antiguas de Canarias ha seleccionado para alcanzar la denominación de origen variedades como Terrenta, azucenas, negra yema de huevo, bonita, etc.

Desde luego que comemos muchas papas en las islas, demasiadas según muchos médicos, y el plato estrella sigue siendo las papas arrugadas con mojo. Aquí propongo una tapa combinándolas con pejines. En este caso son de longorón, ( engraulis encrasicolus) boquerón o anchoa en península, traídas por un vendedor ambulante que recorre el interior de Fuerteventura con pescado salado desde Lanzarote. Los pejines los trae desde La Graciosa. Hay que tener en cuenta tanto la talla mínima autorizada como que no sean gueldes ( Atherina presbyter), cuya captura está prohibida para fines comerciales.


Para preparar los pejines se sumergen los longorones en salmuera y se secan al sol, protegidos de los insectos con una malla. Para consumirlos tradicionalmente se rocían con alcohol y se prenden para tostarlos.

Lavamos las papas para quitarles la tierra y las ponemos a cocer en un caldero con agua y abundante sal gorda. Cuando estén tiernas, que comprobaremos pinchando una con el tenedor, escurrimos el agua y volvemos a colocar sobre el fuego para secarlas. Es entonces cuando se les va arrugando la piel y se les queda la sal pegada.


En el vídeo he montado una tapa. Sobre mojo rojo dispongo una papa arrugada, a la que hago una incisión para soportar al pejín. Rocío el pescado con una pipeta con alcohol para poder prenderlo.



27 marzo 2011

Cherne al pil pil

El cherne, como lo llamamos en Canarias, o cherna, Popyprion americanus ( Schneider, 1801), como pez Atlántico, aunque también viva en el Mediterráneo como Pámpol o Cernia di fondo,  lo encontramos  en nuestras islas, desde Gibraltar hasta el sur de Angola.




Este plato lo preparo generalmente con cherne fresco, pero en esta ocasión lo he realizado con cherne salado, que en las pescaderías, con la proximidad de la Semana Santa, comienza a tener más demanda y encontramos mejores ejemplares. Este salazón que generalmente se utiliza para hacer el sancocho canario le da una textura más dura al pescado y un sabor peculiar.






El cherne es un pez de fondo que vive a profundidades entre los 40 y 600 metros. Puede alcanzar hasta los 100 kilos. Incluyo esta ilustración, realizada de Otto E. Wieghardt , un alemán atrapado por Lanzarote, que en agradecimiento a esta tierra ,durante sus vacaciones realiza un interesante trabajo de investigación, con acuarelas sobre los peces de Canarias. En ella se aprecia su característica cresta superior y su cabeza y boca grande . 








El pil pil es una salsa generalmente usada para el bacalao, en que la propia gelatina del pescado desalado se emulsiona con el aceite para formar la famosa salsa. Formas y teorías para el bacalao encontramos tantas como manos cocineras,piel arriba o abajo, con agua. sin agua, mover durante o después...pero en esta receta el cherne necesita una ayuda para crear el pil pil, por lo que dejamos los ajos en la emulsión para crear un ajo-aceite.

En la víspera, bajo el chorro de agua, se quita  la sal superficial del pescado y  se deja en remojo durante toda la noche, cambiando el agua por tres veces .Hay que desalar siempre en la nevera. 
Para la receta utilizamos lomos con piel. En el caso de utilizarlo fresco empleamos el corte en supremas, pero en el pescado salado los lomos se separan longitudinalmente, por lo que para el este plato utilizo las tiras centrales y el resto lo emplearé para hacer un salpicón.
En un caldero añadimos un vaso de aceite virgen extra de oliva, una cabeza de ajos pelados y el cherne con la piel hacia abajo. Cocinamos a fuego lento. Al cuarto de hora, para ligar la salsa, empleo unas varillas para ir triturando los ajos junto con el aceite ,que ya ha tomado el sabor del pescado. En este caso, al ser pescado salado, nos encontraremos con una textura más seca y dura que si lo hacemos con lomos frescos, lo que le da un toque peculiar.








22 marzo 2011

Chipirones en salsa de malvasía





































Hoy sábado compramos en el Mercado Central, en Las Palmas de Gran Canaria. Ahora con tantos supermercados alrededor de casa te da más pereza coger el carro de la compra e ir hasta el mercado, sin embargo, merece la pena hacer el esfuerzo y caminar un poco más porque sigue conservando la esencia de hace años cuando iba con mi madre y los dependientes la conocían y ya sabían como le gustaba que le preparasen la carne o el pescado, y me quedaba esperando en el estanque de las pobres tortugas, de agua salada. Los chiquillos se subían a la marquesina de la entrada para usarla como tobogán, hoy impensable desde la prevención de riesgos. Cuando estaba cerrado se aprovechaba una superficie de suelo en la entrada, que era más resbaladiza, para jugar a las chapas. Volviendo al día de hoy, lo puestos te siguen sirviendo de una forma mas personal.




En la pescadería si quieres te limpian los chipirones, yo prefiero hacerlo en casa. Separamos los rejos y las aletas. Los limpiamos bien por dentro. Los rellenamos de una mezcla que se elabora utilizando los recortes troceados del chipirón, huevo duro, sal y perejíl picado. Sellamos la parte superior con un palillo redondo. También se pueden da la vuelta a la bolsa si no queremos ponerle palillo.




En el caldero a fuego medio y con un chorro de aceite ponemos cuatro ajos, dos cebollas picadas y un pimiento verde troceado sin semillas. Cuando esté pochado añadimos un vaso de vino, en este caso hemos utilizado un malvasía seco de Lanzarote de la bodega Mozaga. Añadimos sal y la tinta de los chipirones y dejamos cocinar diez minutos más. Trituramos la salsa e introducimos los chipirones. Se cocinan hasta que estén tiernos,aproximadamente quince minutos, dependiendo del tamaño de las piezas.

Servir los chipirones con guarnición de arroz blanco y para darle un toque de color al plato lo he acompañado con una emulsión de aceite y perejil.








12 marzo 2011

Tortillas de Carnaval



Quizás hoy en día ya no tengamos tanta necesidad de ingerir postres tan calóricos el martes de carnaval , como antesala a la cuaresma, pero desde luego nos siguen gustando.

Esta noche iremos al entierro de la sardina en el Paseo de Las Canteras y todavía estoy friendo tortillas de carnaval. Este vestigio del carnaval tradicional se conserva en muchas familias. Hoy en día en varios municipios se vuelven a organizar los bailes de mascaritas, donde mujeres vestidas con ropa de hombre, con la cara oculta bajo una media, que no llegaba entera al final de la noche, increpan a los hombres que sacaron de los armarios blusas o trajes enteros y grandes sombreros sobre la cara cubierta. Por la tarde los niños participaban del carnaval recorriendo las casas en busca de huevos, que luego se comían duros.




La elaboración comienza pelando y troceando  la calabaza, unos 600 gramos. En un caldero con 1/2 litro de agua la pondremos a cocer con una cucharadita de sal, piel de limón y un rama de canela. Una vez esté guisada la escurriremos en un colador , retirando la rama de canela y la piel de limón y la trituraremos con un tenedor o con la batidora eléctrica y la dejamos enfriar.


En un bol poner la calabaza y le añadir 3 huevos, (se suelen añadir batidos, pero yo lo pongo todo junto), 100 gramos de azúcar, 1 cucharadita de matalahúva (anises), ralladura de piel de un limón , medio vaso de leche,1 cucharadilla de levadura, y añadir poco a poco la harina, unos 200 gramos. Mezclar todo hasta obtener una masa homogénea con el espesor de unas natillas .

En una sartén con aceite de girasol verter con cucharón las tortillas a fuego medio alto. Cuando se doran por un lado se les da la vuelta.

Escurrir en papel absorbente a medida que se vaya sacando de la sartén.

Si se tiene el lujo de conseguir miel de palma,que se obtiene de la cocción del guarapo  procedente del sangrado de la palmera canaria, quedarán deliciosas, aunque también podemos acompañarlas con miel de abeja, sirope o espolvorealas con azúcar.













03 marzo 2011

Ensalada de berros y queso


En una consulta en la web de la Asociación Canaria para la enseñanza de las Ciencias “ Viera y Clavijo, accedí un artículo de Miguel Ángel González Pérez sobre la cabra majorera. Incluye este póster publicado por el Cabildo de Fuerteventura.

 


Póster publicado por el Cabildo de Fuerteventura

Hace años que no se hace queso en casa, pero todavía recordamos a las diez cabras más o menos que había en el corral, encabezado cada año por Palomo Linares, nombre que siempre ponía mi abuela al macho , y Ringo, un bardino que siempre fue un gran pastor y al que no nos acercábamos nunca por la mala leche que se gastaba.

Rosita, albardá, berrenda y la puipana con sus lunares, morisca, lucera, negra, zahoná o zahonada, cinchá, melá con el color revuelto, lucera con su mancha en la frente. Alguna de ellas mocha por la falta de cuernos, y los baifos mamella que quedan muy simpáticos con los dos pendientes les cuelgan.


En mi receta de hoy el queso majorero tierno, elaborado con leche de cabra, es el ingrediente que le va a dar cuerpo a la ensalada. Para ello desmigaremos el queso en el pasapuré, que nos da una textura diferente, dejándolo suelto como si fuese un arroz.

Sobre una base de queso, colocaremos los berros ya limpios y secos con un paño. Con estos dos ingredientes se completa esta sencilla ensalada que aliñaremos con una salsa a base de mostaza, miel y aceite a partes iguales, o con menos mostaza cuando la prefiramos mas suave.










21 febrero 2011

Frangollo de trigo

































Me informaron que el Centro de interpretación Los Molinos, en  Tiscamanita, todavía muele trigo y millo de forma tradicional. Realicé la visita al  Molino y a la casa-museo donde se exponen paneles y maquetas sobre los tipos de molinos y molinas que encontramos en Fuerteventura,y en la misma tienda del centro  pudimos adquirir un kilo de trigo recien molido.

Como información interesante incluyo el Artículo sobre los molinos en la revista Pellagofio

Una vez en casa, recurrí a la abuela para que me aconsejara como hacer un frangollo.


Ingredientes cinco raciones

1 1/2 Agua
1/4 kilo trigo triturado
1 cucharilla de sal
2-4 cucharas de azúcar moreno
2-4 cuchara leche condensada
1/4 litro de leche



Poner en un caldero a fuego lento el agua, con el trigo, sal, azúcar moreno, leche condensada y leche y cocinar a fuego lento al menos una hora sin dejar de remover. Si es necesario se puede añadir algo más de agua durante la cocción ya que el trigo es muy sediento. Obtendremos una masa espesa cuando el grano este guisado.
Una vez en las tazas se acompaña de almendras tostadas con piel, mejor sin sal, y pasas remojadas en ron.